Choque de civilizaciones

Patricio Navia

Época 890, marzo 8, 2002

 

Una reciente encuesta Gallup realizada en 9 países musulmanes demuestra que aunque existe una amplia condena a los atentados del 11 de septiembre, la visión que se tiene de Estados Unidos entre los islámicos es particularmente negativa.

 

 

Aunque no es la primera que se realiza en algún país islámico, la reciente encuesta Gallup levantada en Pakistán, Irán, Indonesia, Turquía, Líbano, Marruecos, Kuwait, Jordania y Arabia Saudita, ha sido la más reveladora y ha causado gran preocupación en el mundo occidental. Cerca de 10 mil personas fueron encuestadas en los 9 países islámicos más poblados del mundo. Los resultados parecieran validar el concepto que planteó el cientista político Samuel Huntington en su libro "Choque de Civilizaciones", donde planteó que las diferencias culturales y religiosas, más que las ideológicas, caracterizarían los enfrentamientos políticos de las décadas venideras.

 

El 67% de los encuestados, escogidos por muestras representativas aleatorias levantadas en cada uno de los países, considera injustificados los atentados contra Estados Unidos ocurridos el pasado 11 de septiembre. Pero también el 77% considera injustificado el bombardeo que realizó Estados Unidos para derrocar al régimen talibán en Afganistán. La poca simpatía por el gobierno de Washington y por Estados Unidos en general se hace patente en el impresionante rechazo que genera el presidente George W. Bush. Mientras un 11% tiene una opinión favorable del mandatario, un 58% tiene una opinión negativa del presidente. La opinión favorable de Estados Unidos como país aumenta a un 22%, pero la desfavorable apenas disminuye a un 53%. La opinión pública de estos nueve países islámicos no gusta de Estados Unidos, pero gusta aún menos de su presidente.

 

La encuesta también encontró que la población islámica no cree que organizaciones político-terroristas islámicas estuvieran detrás de los atentados. Sólo el 18% cree que grupos árabes realizaron los atentados. Un 61% niega que hayan sido organizaciones árabes las responsables de los ataques.  El sentimiento anti estadounidense no se presenta con la misma fuerza en todos los países. Mientras en Turquía, Líbano y Kuwait sólo el 59, 68 y 69% respectivamente cree que la acción militar estadounidense en Afganistán es moralmente injustificable, en Marruecos, Pakistán e Indonesia esa cifra llega al 80, 86 y 89% respectivamente.

 

 

Más que palabras

El 20 de septiembre, al declarar la guerra al terrorismo ante el Congreso estadounidense, George W. Bush tuvo palabras de acercamiento al mundo musulmán: "También quiero hablar directamente esta noche a los musulmanes de todo el mundo: Respetamos su fe. Es practicada libremente por millones de estadounidenses, y por millones más en países amigos. Sus doctrinas son buenas y pacíficas, y aquellos que cometen maldades en nombre de Alá blasfeman el nombre de Alá. Los terroristas son traidores a su propia fe, porque tratan de secuestrar el propio Islam. Los enemigos de los Estados Unidos no son nuestros amigos musulmanes; no son nuestros amigos árabes. Nuestro enemigo es una red radical de terroristas, y los gobiernos que los apoyen." Pero se necesitarán más que palabras cordiales para construir relaciones de confianza con la opinión pública del mundo islámico.