Llover sobre mojado

Época #874, 16 de noviembre de 2001

 

Entradilla

Muchos respiraron aliviados cuando se supo que el trágico accidente de un American Airlines con destino a Santo Domingo que causó la muerte de 260 personas fue sólo un accidente.

 

Texto

Cuando el vuelo 587 de American Airlines salió del aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York el lunes 12 de noviembre, miles de familiares de los 251 pasajeros y 9 tripulantes se preparaban para disfrutar el último día de un fin de semana largo. El lunes 12 de noviembre se celebra el día de los veteranos de guerra de Estados Unidos.  A dos meses de los trágicos atentados terroristas que costaron la vida de casi 5000 personas en NuevaYork y Washington, la normalidad estaba regresando a la ciudad más conocida del mundo.

 

Salvo en los aeropuertos, donde la presencia de miembros armados de la Guardia Civil y las caóticas y confusas, pero visiblemente notorias, medidas de seguridad en los detectores de metales a la entrada de los pasillos de embarque, los neoyorquinos ya habían vuelto a una difícil normalidad.  El vuelo 587 con destino a Santo Domingo era famoso en la comunidad dominicana de Nueva York. Más de un millón de dominicanos viven en la ciudad y ese vuelo era uno de los favoritos de aquellos que tenían que viajar a la isla a hacer negocio, visitar familiares o simplemente irse de vacaciones. Hasta una canción de merengue, éxito de hace unos años, se refería al famoso vuelo. Después del 11 de septiembre, los pasajeros del vuelo 587 habían disminuido. Pero la vida continúa y cuando ya habían pasado 2 meses del terrible atentado, los dominicanos habían vuelto a copar la cabina del avión que se había convertido en puente aéreo entre Santo Domingo y Nueva York.

 

Minutos después de despegar, aparentemente uno de los motores del avión se desprendió del ala y cayó en tierra. Aunque los pilotos están capacitados para volar si un motor está inutilizado, el desbalance que produjo la caída del motor complicó las maniobras del piloto y el avión comenzó a perder altura rápidamente. Minutos después caía sobre algunas casas en el sector de Rockaway Beach en Queens. No hubo sobrevivientes del avión y se estima que entre 6 y 9 personas que vivían en las casas del lugar también fallecieron.

 

La tragedia del Airbus A-300 generó una reacción inmediata de pánico en la ciudad y en las autoridades del país. Cazabombarderos F-17 y F-17 salieron rápidamente a proteger puntos estratégicos de Washington y Nueva York. El espacio aéreo de Nueva York fue cerrado inmediatamente y los vuelos que se dirigían a alguno de los tres aeropuertos de la ciudad fueron desviados a Baltimore y Boston. En Nueva York se cerraron los puentes y se suspendió el ingreso de trenes a la ciudad desde Nueva Jersey. Nadie quería que se volviera a repetir una tragedia similar a la del 11 de septiembre.

 

Unas horas después, cuando toda la evidencia parecía indicar que este era un hecho aislado y que había sido causado por un accidente, la normalidad comenzó a volver. Se reabrieron los aeropuertos y los puentes y túneles de ingreso a Manhattan volvieron a funcionar. El New York Times, en su editorial del martes 13, reflexionó sobre lo anormal de una situación en que mueren más de 260 personas en un trágico accidente, pero todos respiran aliviados al saber que sólo fue accidente. Los atentados del 11 de septiembre definitivamente la forma en que los estadounidenses ven, sino el mundo, al menos las tragedias aéreas.

 

 

Recuadro

Otros accidentes aéreos en Nueva York

Febrero de 1959, un avión de American Airlines se estrella en el East River, 65 muertos.

Diciembre de 1960, dos aviones chocan sobre Staten Island, 134 muertos.

Marzo de 1962, un American Airlines cae sobre Brooklyn, 95 muertos.

Febrero de 1965, un Eastern Airlines cae sobre el atlántico, 84 muertos.

Junio de 1975, un Eastern Airlines cae al llegar a JFK, 113 muertos.

Enero de 1990, un Avianca cae cerca de Nueva York, 73 muertos.

Marzo de 2002, un USAir cae al salir del aeropuerto de La Guardia, 27 muertos.

Julio de 1996, un TWA cae sobre el atlántico después de salir de JFK, 230 muertos.

Septiembre de 1998, un SwissAir cae en la costa de Canadá, 229 muertos.

Octubre de 1999, un EgyptAir que salió de JFK cae sobre el atlántico, 217 muertos.

11 de septiembre de 2001, dos aviones chocan contra el World Trade Center, miles de muertos.