Derecho a replica

Patricio Navia

Revista Capital #141, septiembre 24, 2004

 

La reciente sugerencia de Joaquín Lavín de que el Canal 13 le de a Jovino Novoa la misma cantidad de tiempo en el mismo horario que dedicó a cubrir las acusaciones en su contra ha traído a la palestra el conocido principio del derecho a réplica. Pero a menos que el derecho a réplica se aplique a todos los que han sido falsamente implicados en escándalos, la aparición de Novoa en espacio privilegiado del Canal 13 sólo dejará en evidencia que en Chile no tenemos todos los mismos derechos.  

 

En reciente entrevista con TVN, Lavín comentó que “si yo fuera el Canal 13 lo que haría es permitir que directamente, a través de las pantallas, Jovino Novoa y su familia se pudieran dirigir y expresar el sufrimiento y la pesadilla que han vivido al ser involucrados por el propio Canal 13 en algo tan falso.” Es razonable la petición de hacer valer en derecho a réplica en espacio y tiempo equivalente al que se utilizó inicialmente para transmitir el testimonio de Bueno (que en esa ocasión por cierto no mencionó directamente a Novoa). Todos debiéramos presumir la inocencia de las personas hasta que una corte sentencie lo contrario.  La percepción generalizada de la opinión pública tendió a considerar a Novoa culpable mucho antes que la justicia dictara sentencias definitivas.

 

El derecho a réplica constituye una saludable práctica en los medios de comunicación. Así como los medios tienen la obligación ética de investigar más allá de los comunicados oficiales y debieran siempre buscar la verdad, aunque duela a los poderosos (incluidos los avisadores), aquellos que se ven involucradas en escándalos debieran tener la oportunidad de expresar sus verdades ante la opinión pública a través de los propios medios de comunicación. De ahí que la sugerencia de Lavín tenga mucho sentido. Pero sería un error restringir el apego estricto al derecho a réplica sólo al Senador Novoa. Muchas personas que han sido injustamente involucradas en escándalos y muchos otros que han sido arbitrariamente acusados a través de los medios de comunicación también merecen recibir el derecho a réplica.

 

Así como Novoa debiera poder expresar sus sufrimientos por haber sido involucrado en el escándalo Spiniak, los familiares de los detenidos-desaparecidos, de los ejecutados y torturados por la dictadura debieran recibir la misma cantidad de espacio en los diarios que mal informaron sobre violaciones a los derechos humanos durante la dictadura. Los medios de comunicación debieran dar hoy a las víctimas del régimen militar el mismo espacio que en su momento dieron a las tergiversadas informaciones propagadas por la DINA, la CNI y el gobierno. Así como el Canal 13 emitió un texto expresando su dolor por el sufrimiento causado a Novoa, varios medios de comunicación debieran emitir similares textos explicitando su contrición por haber sido herramientas de desinformación durante la dictadura.

 

Por cierto, aquellos que fueron públicamente sacrificados en el caso Coimas cuando sus nombres aparecieron involucrados, pero que después quedaron libres de polvo y paja debieran también ser beneficiados por el derecho a réplica que tan apropiadamente solicitó Lavín para el Senador Novoa. Y en no pocos casos debieran también recibir explicaciones públicas similares a las que obtuvo Novoa.

 

La igualdad ante la ley debiera también entenderse como igualdad de acceso al derecho a réplica. Y la UDI debiera esmerarse tanto en lograr que los sufrimientos del Senador Novoa puedan ser compartidos por la opinión pública así como en conseguir que el derecho a réplica no sea un privilegio exclusivo de los líderes del gremialismo.  De lo contrario, más que corregir el daño causado a Novoa, la petición del derecho a réplica que realizó Lavín contribuirá a consolidar la percepción que no todos los chilenos son iguales frente a la ley.  La controvertida e intencionalmente pública visita del Cardenal Errázuriz a la casa de Novoa ya motivó críticas contra el liderazgo eclesiástico por no haber dado las mismas señales públicas de contrición a los familiares de las víctimas de abuso sexual cometidas por miembros del clero.  El liderazgo UDI debiera aprender la lección y esforzarse por evitar que el merecido y justificado derecho a réplica que debiera ejercitar Novoa no sea interpretado como una evidencia más de que el poder político de la UDI es mucho más potente que su fuerza electoral.