Si no puedes con ella

Patricio Navia

La Tercera, junio 24, 2013

 

Aunque el último debate de los aspirantes a la nominación presidencial de la Concertación tuvo más interpelaciones directas entre los abanderados, el hecho que los enfrentamientos hayan sido entre Orrego, Velasco y Gómez—y no con Bachelet, que lidera ampliamente en las encuestas—demuestra que la gran incertidumbre en la votación de la Nueva Mayoría será sobre quién ocupa el segundo lugar.

 

Los únicos dos momentos en que Bachelet se vio complicada fue cuando el periodista Mauricio Bustamante le pidió explicar por qué se quería repetir el plato y por qué tácitamente niega que sus tres rivales constituyen la renovación concertacionista.  Pero ninguno de los tres candidatos aprovechó para rebatir directamente a Bachelet.

 

El debate alcanzó momentos de tensión cuando Velasco y Orrego se enfrentaron por acusaciones sobre mala política, y también cuando Gómez emplazó a sus rivales por el Transantiago. Pero los tres candidatos dejaron pasar la última oportunidad que tenían para convencer a los electores probables a las primarias concertacionistas que ellos son mejor opción que Bachelet.  Orrego buscó hablarle a la base DC, sugiriendo que mientras más gente vote por él, más influencia tendrán los valores DC en la campaña presidencial de la coalición.  Velasco buscó atraer el voto de aquellos con menos probabilidades de votar por la Concertación.  Como reconociendo que su apuesta es atraer a independientes y personas de derecha—más inclinadas a abstenerse que a participar en primarias que ratificarán la candidatura de Bachelet—Velasco comenzó a cortar los poco puentes que todavía lo unen con la Concertación. Gómez quiso aprovechar la izquierdización de Bachelet para correr los límites todavía más a la izquierda. Mientras más gente vote por Gómez, más difícil será el giro que deberá dar Bachelet para conquistar el voto moderado en la contienda de noviembre.

 

En un debate que superó con creces a los intercambios temerosos de confrontar ideas que hubo en los debates de la Alianza, los cuatro candidatos de la Concertación demostraron que esa coalición tiene más pluralismo y diversidad que la Alianza. Pero el intercambio de anoche también dejó en claro que los tres rivales de Bachelet parecen entender el viejo de que es mejor sumarse que resistir a los candidatos ganadores.  Por eso, las estrategias de Velasco, Orrego y Gómez, con énfasis distintos, implícitamente reconocieron que si no puedes con ella, mejor prepararse para unirse a su campaña.