Pacto de no agresión

Patricio Navia

La Tercera, junio 21, 2013

 

La actitud de Andrés Allamand y Pablo Longueira en el debate confirmó que, aunque decidieron someter la decisión sobre el candidato de su coalición a primarias abiertas a todos los simpatizantes, los partidos de la Alianza no parecen demasiado interesados en convocar a mucha gente a votar.

 

Si bien es extraño que dos candidatos que compiten por el mismo puesto desaprovechen la oportunidad para convencer indecisos—y para entusiasmar a simpatizantes e independientes a molestarse en salir a votar—la UDI y RN saben que la primaria del 30 de junio la definirá el voto duro de derecha, aquel para quienes una victoria concertacionista es muy difícil de digerir.  Por eso, independientemente de quién gane el 30, los que se molesten en ir a votar a las primarias de la Alianza, igual apoyarán al candidato que resulte ganador, para tratar de evitar el retorno de la Concertación al poder.

 

Allamand y Longueira parecían resignados a que menos personas participarán en la contienda de la Alianza que en la de la Concertación. Ambos hablaron al voto duro de la derecha, con repetidos halagos al gobierno y extremo cuidado para no alienar a esos votantes que se ubican bastante más a la derecha que el promedio de los chilenos.

 

Allamand, que lidera en las encuestas y genera menos rechazo que Longueira, enfatizó el mensaje de un voto estratégico. Longueira, en cambio, llamó a los derechistas a votar en conciencia.  Los dos prometieron trabajar codo a codo para derrotar a Bachelet.  Pero más que confirmar unidad, esas declaraciones parecían querer despejar rumores que ante lo cuesta arriba de la elección de noviembre, ambos partidos están más preocupados de asegurar su presencia en el Congreso.

 

En un debate cordial, Longueira y Allamand ni siquiera intentaron convocar a electores moderados y en cambio evitaron la confrontación, a sabiendas que el debate de anoche tendrá muy poca incidencia en determinar quién resulte ganador y que todo se juega en qué partido logra movilizar más simpatizantes el 30 de junio.