Temporada electoral, temporada de bonos

Patricio Navia

La Tercera, mayo 22, 2012

 

El discurso del 21 de mayo del Presidente Piñera refleja que su gobierno ya ha aceptado la realidad de una nueva campaña electoral ad portas. Más que buscar mejorar su aprobación personal, el Presidente ha anunciado un plan que le permita a su coalición ser competitiva en la contienda presidencial que se avecina. Marcando un contraste evidente con su predecesora -cuya alta popularidad sirvió de poco para evitar la derrota de su coalición-, Piñera parece tener como primera prioridad que la Alianza siga en el poder.

 

Al pedir perdón por sus errores -una vez al comienzo y otra al final- Piñera combinó una loable actitud de autocrítica con una reafirmación de compromiso con la hoja de ruta de su gobierno.  Se pueden haber cometido errores, pero el gobierno no ha perdido ni ha cambiado su norte. La sociedad de oportunidades -y referencias que recuerdan el muy estadounidense sueño americano de la búsqueda de la felicidad- siguen siendo el centro del mensaje y objetivo de este gobierno.  Convencido de que la baja aprobación de su gobierno tiene más que ver con la forma que con el fondo, Piñera volvió a fijar su norte en las oportunidades y la libertad. 

 

El Mandatario también aprovechó de contrastar su gobierno con la administración anterior.  Mientras su predecesora canceló el proyecto del puente a Chiloé por su alto costo, Piñera lo volvió a poner sobre la mesa. Qué mejor forma de contrastar a la posible candidata presidencial de la Concertación con el actual titular de Obras Públicas, favorito  para ser el candidato oficialista en 2013.

 

El anuncio de un bono solidario de alimentos de 40 mil pesos también tiene una clara intención electoral. Popularizados por el gobierno anterior, estos bonos fueron entonces duramente criticados por la oposición por sus connotaciones populistas.  Entonces, el gobierno se defendió aludiendo a la crisis económica como justificación para los bonos. Hoy, el alto precio de los alimentos aparece con una justificación igualmente convincente.

 

Aunque el anuncio de bonos igual pudiera repercutir positivamente en su aprobación personal, el Presidente ha marcado una diferencia con la estrategia de bonos de su predecesora.  Piñera parece más interesado en que sus anuncios mejoren las chances electorales de su coalición que en su propia aprobación presidencial.  El bono anunciado hoy por Piñera tendrá un efecto electoral más directo que los anunciados por Bachelet en su cuatrienio. Los bonos de Bachelet le ayudaron a mejorar su aprobación personal, pero no ayudaron a la votación de la Concertación, que perdió las municipales de 2008 y las presidenciales de 2009. Las críticas que ya se escuchan desde la Concertación parecen alimentadas más por el hecho de que habiendo usado la misma estrategia cuando fueron gobierno, los bonos de Bachelet resultaron poco efectivos para ayudar a la Concertación a seguir en el poder.  El bono anunciado ayer por el Presidente Piñera pudiera tener efectos más positivos para la Alianza que para la aprobación del propio Mandatario.