Barco a la deriva, sin capitán

Patricio Navia

La Tercera, diciembre 31, 2010

 

Si el sondeo del CEP del junio mostró que la Concertación  era velero a la deriva, el de diciembre deja en claro que el barco de la Concertación tampoco tiene capitán.  Pero como la encuesta también mostró que la Alianza no está mucho mejor –y que el Presidente también cojea en la credibilidad- la Concertación tiene la oportunidad de potenciar liderazgos creíbles para optimizar sus posibilidades de volver al poder.

 

En sus 20 años de gobierno, la Concertación se acostumbró a ver a los suyos copar las listas de personajes mejor evaluados.  Estar en el poder ha ayudado a la Alianza a revertir, parcialmente, esa situación.  La Concertación y la Alianza están igualmente representadas entre los 10 políticos mejor evaluados. Si bien Bachelet comanda la lista, personeros del gobierno ocupan del segundo al cuarto lugar.

 

Es cierto que la encuesta CEP menciona por defecto a personeros de gobierno, presidentes de partidos y políticos que han competido en elecciones nacionales previas.  Pero el CEP también incorpora a presidenciables y otros líderes que han logrado posicionarse nacionalmente. Aunque hubiera buscado hacerlo, el CEP  difícilmente podría haber encontrado figuras emergentes en la Concertación para medir su popularidad.

 

Ante la pregunta de quién es el principal líder de la Concertación, el nombre que más se repite espontáneamente es el de Michelle Bachelet.

 

Pero la ex presidente es mencionada sólo por el 38%, una caída de 20% respecto a junio de 2 010. Su trabajo en la ONU la ha desperfilado. Aunque bien pudiera ser bueno para sus opciones presidenciales futuras mantenerse alejada de la coyuntura, de retrasar mucho su regreso, la ex presidenta se pudiera encontrar sin una coalición que la proclame como candidata en 2013.

 

La Concertación tiene una aprobación de 24%, la más baja desde el retorno de la democracia.  Mientras la Alianza se mantiene en un 41% de respaldo, la coalición centroizquierdista cayó cinco puntos desde junio.  Sólo un 16% se identifica con la Concertación. Felizmente para esa coalición, la identificación con la Alianza es igualmente baja (16%).  Como el grueso del electorado no se identifica con ninguna coalición (58%), la coalición que tenga una mejor oferta se llevará el apoyo de los chilenos.

 

El que un 47% de los chilenos no identifiquen a un líder de la Concertación debiera ser una señal de alarma.  Pero también una oportunidad para que se lancen los que quieren ser nuevos líderes.

 

La encuesta CEP también mostró problemas en la evaluación de los atributos del Presidente Piñera. El primer Mandatario genera creciente desconfianza (especialmente entre el grupo mayoritario que no se identifica con ningún sector político) y los chilenos lo ven como un Gobernante lejano.  La encuesta parece decir claramente que hay espacio para la aparición de un líder querido, creíble respetado por los chilenos.

 

Las encuestas no sólo señalan el estado actual de las cosas.  Si son leídas correctamente, también dan luces sobre el camino para alcanzar el éxito.  Por eso, parece aconsejable descifrar el mensaje que envía el electorado. La Concertación tendrá una inmejorable oportunidad para reinventarse si es capaz de permitir y fomentar la aparición de liderazgos que se caractericen por la credibilidad y la cercanía. No hay mejor forma de aprovechar el talón de Aquiles del gobierno actual que contrata con liderazgos propios, modernos e innovadores, las debilidades en los atributos de liderazgo del Presidente Piñera.