Si buscas resultados distintos

Patricio Navia

La Tercera, diciembre 15, 2009

 

Una frase célebre de Einstein fue "si quieres conseguir resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo". Al incorporar a su equipo a Carolina Tohá, Eduardo Frei insiste en una estrategia electoral fallida. Acercarse a Bachelet para transferir la popularidad de la Presidenta hacia su candidatura ya no funcionó.

 

El 29,6% que recibió Frei en primera vuelta debiera haberlo convencido de que necesita una nueva estrategia y no profundizar todavía más la que llevó a la Concertación a su peor derrota en sus 22 años de existencia.

 

Desde que las encuestas demostraron que su candidatura no prendía, Frei buscó mostrar cercanía con Bachelet. Cuando se iniciaba la campaña, la ministra Laura Albornoz  abandonó el gabinete para incorporarse al comando. Después se sumó la madre de la Presidenta. Frei hizo campaña con el hijo de Bachelet. El electorado entendió que Frei era el candidato de la continuidad. Eso valió 29,6% del voto. Sus decisiones el día después de la elección indican que Frei cree que debe acercarse más a Bachelet.

 

La Mandataria parece compartir esa creencia e hizo más señales a Frei que las que ella recibió de Lagos cuando fue candidata. La Moneda puso a disposición de la campaña todos los recursos del gobierno. En un descuido, el propio ministro de Hacienda -el hombre más poderoso del gobierno- dejó ver que trabajaba en documentos de campaña del comando. Por ello, el 29,6% de Frei es también una derrota electoral de la estrategia de Bachelet.

 

Detrás de la obsesión por bacheletizar a Frei está el equivocado concepto que los candidatos pueden ganar como sucedáneos de otros, mostrándose como algo que no son.  En 2005, Bachelet ganó porque era distinta a Lagos.

 

Frei tiene razón en creer que todavía puede ganar el 17 de enero. Un 56% de los chilenos no quiso darle mayoría absoluta a Piñera y a la Alianza. Pero para evitar que Piñera atraiga los votos que quieren cambio y renovación, Frei debe apropiarse de ese discurso. Y debe sorprender al electorado mostrándose tal como es. Eso sería un cambio. Además, a estas alturas, no tiene nada que perder.