Apuestas a favor de Obama

Patricio Navia

La Tercera, octubre 19, 2008

 

Por cuatro a uno, Barack Obama aparece como favorito para convertirse en el próximo presidente de Estados Unidos entre los apostadores.

 

En 2004, la incertidumbre sobre los resultados en el estado de Ohio hizo que las apuestas a favor de Bush fluctuaran dramáticamente el día de la elección en el sitio intrade.com. En julio de 2006, la cerrada carrera presidencial en México también hizo que las apuestas se movieran con excesiva volatilidad. En cambio, las presidenciales de Brasil en 2006 siempre tuvieron a Lula como favorito.

 

Este año, la elección presidencial siempre estuvo marcada por la incertidumbre. Después que Hillary Clinton liderada por amplio margen (pero nunca por sobre el 50%) las apuestas durante 2007, las primarias demócratas produjeron la subida de Obama. Ya en marzo,  Obama marcaba sobre el 50%. En abril, cuando Clinton todavía daba pelea, las apuestas por Obama se mantuvieron en torno al 40%. A partir de mayo, Obama se consolidó como el favorito. 

 

Después de la convención republicana, las apuestas favorecieron a John McCain por 6 días. Pero la crisis económica lo golpeó duramente. McCain mostró una tendencia a la baja que lo dejó en menos del 20% de probabilidades después del último debate. A dos semanas de la elección, las acciones de McCain están en su peor momento desde febrero de 2008.

 

Si bien ni las encuestas ni las apuestas pueden incorporar imprevistos—que suelen abundar en política—Obama aparece como el más probable próximo presidente. Una acción de Obama cuesta 80 centavos y paga 1 dólar en caso de que éste gane la elección presidencial. Una acción de McCain en cambio vale hoy menos de 20 centavos.

 

Porque incorporan desde encuestas hasta expectativas sobre el comportamiento real que tendrán los electores el 4 de noviembre, el mercado de apuestas se ha consolidado como un excelente predictor de resultados. A menos que un imprevisto cambie radicalmente la dinámica de la campaña, los estadounidenses escogerán a Barack Obama como su presidente el 4 de noviembre.