Transperiodo presidencial

Patricio Navia

La Tercera, agosto 15, 2008

 

La votación a favor de un aumento del periodo presidencial a 5 años tomada por la comisión de constitución de la Cámara demuestra que las reformas irreflexivas y mal diseñadas no son exclusividad del ejecutivo. Justo un día después de poner a prueba a La Moneda por los errores de diseño e implementación del Transantiago, los diputados demostraron que, a la hora de hacer mal las cosas, ellos pueden pelear por el primer lugar.

 

En una sesión con asistencia mediocre—concurrieron 5 de sus trece integrantes—la comisión votó por aumentar el periodo presidencial a 5 años. Desde que retornó la democracia, Chile ha tenido tres periodos presidenciales distintos. Después del transitorio de 4 años de Aylwin, Frei y Lagos gobernaron por 6 años. A partir de 2005, el periodo presidencial es de cuatro años.

 

Es esencial que las elecciones presidenciales coincidan con las parlamentarias. Además de reducir el número de elecciones, la simultaneidad disminuye las chances de populismo y fortalece a los desacreditados partidos políticos. La idea de extender el periodo presidencial no es nueva. Michelle Bachelet, en una ya irreflexiva especulación, sugirió 5 años. Esa sugerencia refleja precisamente lo fácil que resulta lanzar propuestas al vuelo sin sopesar la amplia evidencia que existe en contra.

 

Por cierto, Chile debiera discutir un nuevo cambio al periodo presidencial para permitir una re-elección inmediata. Pero sería conveniente asociar esa reforma a la elección directa de intendentes, para reducir el poder de La Moneda y descentralizar el país.