Pinochet: factor de unión del oficialismo

Patricio Navia

La Tercera, octubre 5, 2007

 

Nuestra exitosa transición cargará para siempre con la mancha de haber aceptado la impunidad de Pinochet a cambio de la recuperación de la democracia. Pero es inútil condenar ahora al ex dictador a través de su familia. El procesamiento y arresto de 23 personas del círculo íntimo de Pinochet pertenece a las páginas judiciales. Los políticos deben mantenerse al margen de este caso que, además, asienta la percepción que todos los que están en el poder sucumben ante la tentación de la corrupción y del nepotismo. 

 

Hoy, hace 19 años, la Concertación obtuvo su más importante victoria. La derrota a Pinochet en el plebiscito de 1988 pavimentó el camino a la democracia. Si bien la coalición de gobierno a veces no se siente muy orgullosa del país que construyó en estas dos décadas, lo chilenos la han recompensado con consecutivas victorias electorales. Pero las diferencias programáticas y tácticas en la coalición son cada vez mayores, mientras que los puntos de encuentro siempre terminan su oposición a la dictadura. Por eso, cada vez que aparece su imagen, la Concertación se fortalece. Ya que la Alianza ha tenido tantas dificultades para alejarse del legado autoritario, la Concertación siempre tuvo en Pinochet a una carta ganadora. Por eso, ahora algunos concertacionistas quieren sacarle más provecho político a un dictador que fue su involuntario jefe de campaña.

 

Afortunadamente, el resto del país está en otra. Algunos en la Alianza intentarán vanamente asociar el arresto con la caída de Bachelet en las encuestas (irresponsablemente sugiriendo que el poder judicial no es independiente). La justicia seguirá su lento camino y, pronto, este será un caso más de corrupción. Porque aunque el apellido despierte fantasmas en algunos sectores de la sociedad y recuerde años de polarización, ya nada alterará el inevitable pasó del tiempo, Pinochet murió hace un año. Este arresto no pasará de ser un efímero escándalo en un país que ya enterró—y cada día está más libre—de la memoria del ex dictador.