Memo para el ex Presidente Lagos

Patricio Navia

La Tercera, mayo 6, 2007

 

Presidente Lagos: Ahora que el Secretario General de la ONU Ban Ki-moon lo ha nombrado como su delegado para el cambio climático, tengo siete sugerencias que le pueden ayudar para optimizar esta oportunidad.

 

1) Todos los caminos no llevan a La Moneda. Si bien usted dedicó casi 15 años para convertirse en el primer socialista desde Allende en llegar a la presidencia, ya no necesita tener a La Moneda como meta. Usted ya dejó claro que la izquierda podía gobernar exitosamente. Su figura es respetada mundialmente y la historia será mucho más bondadosa con usted que sus críticos hoy. No caiga en la tentación de ver este nombramiento como un trampolín para volver a La Moneda. No todos los caminos llevan a La Moneda porque la casa de gobierno no es el centro del mundo.

 

2) Lagos no es sinónimo de laguismo. Todos los presidentes inevitablemente terminan rodeados de aduladores. Usted, además, cometió el error de rodearse de demasiados parientes. Pero ahora no tiene por qué sentirse responsable de las carreras políticas de su círculo íntimo. Ellos tuvieron oportunidad de construir su propio capital cuando le acompañaron en La Moneda. Si algunos ya se lo malgastaron, no asuma la responsabilidad. Dude del laguismo duro. Los cuidados del sacristán pueden matar al cura. Usted tiene todo el derecho de decir “el laguismo soy yo.” A la galería de la historia se entra solo. Incluso si desea volver a La Moneda, su éxito dependerá de que pueda demostrar renovación y capacidad de convocatoria mucho más allá del viejo círculo íntimo.

 

3) Sume, no acepte que otros se resten. Ignore las críticas de algunos ambientalistas e invítelos a conversar. Su nombramiento le permite construir puentes hacia el ecologismo y el empresariado. A fin de cuentas, el planeta lo compartimos todos. No se deje amilanar por las críticas. Escúchelos a todos y ponga atención a las ideas. Si demuestra ser un líder convocante, su legado traspasará la ecología e iluminará la ruta del éxito del futuro político de Chile.

 

4) Usted ya fue presidente. Aunque cometió errores y tuvo feas caídas, su legado es más positivo que negativo. No caiga en el juego de analizar su gobierno. Si cede a la tentación de ser candidato para que la gente juzgue su gobierno anterior, las elecciones de 2009 las va a perder frente a algún candidato que hable de futuro.

 

5) Hable de futuro. El debate sobre el cambio climático es una oportunidad inmejorable para mirar hacia adelante. De nada sirve lamentarnos por lo que no se ha hecho. La defensa del medio ambiente requiere incorporar elementos de justicia social, igualdad de oportunidades y buen gobierno. Tendrá que ser capaz de llevar negociaciones difíciles con intereses creados y enfrentamientos inteligentes con poderosas oposiciones. La ventaja de ser Capitán Planeta es estar del lado de los buenos. Pero para poder salvar al mundo necesitará más que sus propias habilidades. Tiene que saber sumar personas muy diversas a una causa donde todos comparten el objetivo final pero hay muchas discrepancias sobre el mejor camino para llegar. En ese esfuerzo mundial, debe también incluir a Chile.

 

6) Asuma su condición de seguro de la Concertación. Los mejores seguros son aquellos que nunca necesitan ser cobrados. Usted constituye un capital enorme, pero lo mejor para su coalición es lograr la renovación de liderazgos. Contribuya a consolidar esos nuevos liderazgos. Alvear e Insulza se hicieron presidenciables bajo su mandato. No hay mejor forma de perpetuar su legado personal que facilitarle el paso a los líderes que se consolidaron durante su gobierno.

 

7) Aproveche la ocasión para dar vuelta la hoja. Su gobierno se acabó. Si quiere ser un actor de futuro en Chile y en el mundo hay que poner en la mesa temas nuevos y propuestas innovadoras. Usted ahora tiene una oportunidad inmejorable para hacer eso. Si piensa en cambio climático y cumple bien su tarea, La Moneda será una opción sobre la que usted mismo podrá decidir. Si en cambio equivoca el camino porque está demasiado preocupado de lo que pasa hoy en Santiago o de cómo evalúan su legado, sus opciones presidenciales se perderán en la burocracia de los organismos internacionales.