Nobleza obliga, necesidad exige

Patricio Navia

La Tercera, noviembre 13, 2006

 

Esta crisis amenaza con balcanizar al PPD. A menos que sea sometido a cirugía mayor, el PPD será la antítesis de un partido moderno, ciudadano y transparente. Como su fundador y principal líder, Ricardo Lagos E. es el militante mejor capacitado para salvar al Partido por la Democracia.

 

En 1987, Lagos lideró la formación de un partido que sirviera de hogar a todos los izquierdistas democráticos. Como “partido instrumental” el PPD fue más amplio que el socialismo histórico. Por eso, cuando el PS recuperó su legalidad, muchos quisieron mantener vivo al PPD. Después de un periodo de coexistencia (la doblemilitancia), el PS y el PPD se separaron en 1992. El PPD ofrecía un dinamismo libre de facciones y del peso histórico del socialismo. Mejor aún, el liderazgo natural de Lagos—siempre asociado más al PPD que al PS—hacía más atractivo seguir ahí. Pero el PPD también se convirtió en el partido progresista de todos los que no eran DC, PS ni PRSD. Era el partido de ninguno de los anteriores.

 

En los 90, A diferencia del PS que se enfrascaba en luchas internas, el PPD aumentó en alcaldes y parlamentarios. La llegada de Lagos a La Moneda lo consolidó aún más como fuente—casi inagotable—de responsables y hábiles funcionarios y técnicos. Lagos correctamente asumió la responsabilidad de ser presidente de todos los chilenos. Pero olvidó su militancia PPD. Las crisis internas hacían poco atractivo involucrarse en los partidos. Pero ya que es la sumatoria de sus partidos, los conflictos internos s auguraban un mal futuro para la Concertación.

 

Esta crisis del PPD es una repetición agravada de crisis anteriores. La falta de transparencia, las infracciones a la probidad y las sangrientas disputas internas subrayan la ausencia de objetivos e ideología. Además de acceder, mantener y aumentar cuotas de poder, el PPD parece no tener objetivos por los que luchar. En el Chile post dictadura, todos los partidos están por la democracia.

 

Ya que el sistema electoral obliga a los partidos a competir con sus socios de coalición, la crisis del PPD está siendo aprovechada por el PS, PDC y PRSD. Mientras más caiga el PPD, más pueden subir los otros. Desafortunadamente, el espacio que ocupaba en PPD al ampliar la Concertación más allá del socialismo y la DC está desapareciendo. Porque su fortaleza fue la diversidad, La Concertación debe rescatar al PPD para asegurar futuros triunfos.

 

Si alguna vez considera volver al poder, Lagos necesitará de una plataforma más amplia que el PS. Aún si no planea regresar, sólo desde el PPD puede salir un candidato que prolongue su legado de izquierdismo moderado, laico y amigo del mercado. Porque un partido moderno de centro-izquierda también es parte de su herencia, Porque la nobleza obliga y la necesidad exige, Lagos debiera arriesgar algo de su capital político personal para rescatar al PPD. Si no lo hace, su propio legado—y posible futura candidatura presidencial—quedará sin un hogar que lo acoja.