No hay primera sin segunda

Patricio Navia

La Tercera, mayo 21, 2006

 

Los resultados de este sondeo reflejan que, al comenzar la carrera presidencial para el 2009, los chilenos muestran una marcada inclinación por nombres que ya han sido aspirantes para ocupar el sillón de La Moneda: Ricardo Lagos, Soledad Alvear y José Miguel Insulza.

 

Cuatro de los cinco personajes que tendrán más relevancia política futura son militantes de la Concertación. Confirmando su reciente victoria en la interna DC, Alvear ocupa el primer lugar, seguida por Lagos, Bachelet e Insulza. Porque fue demasiada cauta en transparentar sus aspiraciones presidenciales, permaneciendo en Cancillería mucho más de lo necesario, Alvear dejó escapar su condición de presidenciable favorita en la Concertación. Si aprendió la lección, la senadora debe dejar en claro sus aspiraciones presidenciales y luego dedicarse a construir una DC unida, pluralista, tolerante y con un mensaje atractivo para todos los chilenos moderados (no sólo los de centro ni los humanistas cristianos). Alvear no debe parecer demasiado ansiosa (el síndrome de Lavín). Además, ya que casi todos los presidentes anteriores de la DC tuvieron más fracasos que éxito en sus gestiones, para consolidar su posición como temprana favorita para suceder a Bachelet, Alvear tendrá que evitar que la presidencia de la DC le cueste su propia carrera política.

 

La impresionante aprobación del Presidente Lagos no debiera sorprender. La intensidad de las críticas a su gestión deja en claro el principal problema de la Alianza. Sus líderes insisten en mirar más hacia atrás que hacia el futuro. Si Lagos decide a ejercer su aparente mejor derecho a ser candidato presidencial de la Concertación el 2009, la Alianza tendrá amplia oportunidad para recordar sus debilidades. Mejor aún, la oposición podrá acusarlo de tener una campaña basada más en el pasado que en una propuesta atractiva de futuro. Ya que la evaluación sobre su relevancia aumenta cuando los chilenos piensan en el futuro y porque es el primer ex presidente con reales posibilidades de volver a La Moneda, Lagos debe cuidadosamente encontrar un punto medio entre la exposición excesiva y el dañino anonimato.

 

La relevancia que los chilenos atribuyen a José Miguel Insulza es una noticia de dulce y agraz para el ahora Secretario General de la OEA. Porque esa institución tiene mucho menos margen de acción que el necesario, y porque la coyuntura política regional precisa de un articulador con las características de Insulza, el pánzer chileno inevitablemente terminará sintiendo la frustración de estar en inmejorable posición de combate pero no poseer municiones. Ya que los encuestados estiman que su relevancia tenderá a disminuir con el tiempo, mientras más espere en definir su futuro político en Chile, menos posibilidades tendrá de volver a las grandes ligas en nuestro país.

 

Si bien los resultados de esta encuesta parecen ser auspiciosos para la Concertación, los liderazgos crecientes a futuro están más en la Alianza. Seis de los diez líderes que son percibidos con más relevancia en el futuro que hoy pertenecen a partidos de la Alianza Así y todo, porque los chilenos parecen creer que no hay primera sin segunda, los tres líderes más importantes de la Concertación tienen una buena combinación de cartas en sus manos. El que mejor las utilice tendrá el difícil desafío de intentar lograr una quinta victoria presidencial para la coalición de gobierno en diciembre del 2009.