Lourdes Flores: más popular fuera que dentro

Patricio Navia

La Tercera, abril 5, 2006

 

Si Washington y los organismos internacionales pudieran escoger, la próxima presidenta de Perú sería Lourdes Flores Nano. A sus 46 años, Flores tiene una destacada trayectoria política. Electa regidora por Lima en 1986, llegó al Congreso en 1990 apoyando la candidatura presidencial del escritor Mario Vargas Llosa. En 1992 se opuso al autogolpe de Fujimori y en 1993 fue electa a la Asamblea Constituyente, donde participó activamente en la oposición. Reelecta en 1995, demostró valentía, pero también excesivo nacionalismo. En 1997 denunció que Fujimori había nacido en Japón y no podía ser presidente. Pese a ser tempranamente favorita, en su primera candidatura presidencial en 2001 obtuvo el 24,3%, quedando tercera a menos de 1% de Alan García, quien perdió en segunda vuelta con Alejandro Toledo.

 

Con 5 años en campaña permanente, Flores se mantuvo en el primer lugar en las encuestas hasta fines de 2005. Desde entonces ha experimentado una tendencia a la baja que hace temer que, igual que en 2001, no logrará pasar a segunda vuelta. Porque Alan García la acusa de ser la candidata de los ricos y Ollanta Humala critica a todos los políticos tradicionales, Flores (a quien las encuestas le dan mejores posibilidades de derrotar a Humala en segunda vuelta) bien pudiera volver a ver frustrado su deseo de ser la primera presidenta del Perú.

 

Aunque no tiene pelos en la lengua, su estilo confrontacional y su desmedido esfuerzo por parecer cercana a la gente pobre, la han convertido en blanco favorito para el popular y bien recibido discurso anti-oligarca. Si es capaz de mantener su alto apoyo en Lima, si la participación electoral en las provincias es más baja y si los candidatos menores restan suficientes votos a Alan García, Flores podrá convertirse en la candidata de unidad en segunda vuelta frente al candidato anti-sistema Ollanta Humala. De lo contrario, se verá obligada a apoyar a Alan García en segunda vuelta.