Expansiva al poder

Patricio Navia

La Tercera, febrero 4, 2006

 

Si bien resulta atractivo sugerir que llegó al poder con Bachelet, lo cierto es que la Corporación Expansiva no pretende abandonar su papel de generador de propuestas de políticas públicas para convertirse en una agencia de reclutamiento de funcionarios de confianza del ejecutivo. Los nuevos ministros que tienen (o han tenido) una relación con Expansiva han demostrado en sus trayectorias profesionales que tienen méritos para estar en un gabinete de las y los mejores.

 

Consistente con su estrategia de presencia virtual, Expansiva existe en tanto genere producción intelectual. Carente de sede física y organizada de tal forma que muchos de los miembros del consejo consultivo se ven solo 2 o 3 veces al año en conferencias y seminarios, Expansiva dista de tener la disciplina de un partido político o la cohesión de un centro de estudio ideologizado. Porque sus miembros buscan mejorar la calidad y eficiencia de las políticas públicas (y poseen un compromiso no necesariamente explicitado con ideas liberales y con la Concertación), Expansiva se ha centrado en realizar y promover propuestas mucho más que en promover ideologías o indoctrinar militantes. Por eso, sería un error sugerir que los 4 ministros expansivos se comportarán como un grupo monolítico. Aquí no estamos en presencia de los Expansiva Girls and Boys. Muy por el contrario: una de las celebradas costumbres en Expansiva es la discusión sobre qué políticas públicas mejor avanzan en la dirección de un país más próspero y más justo.

 

Ahora bien, el hecho que la Presidenta electa haya decido nombrar 4 ministros que comparten una visión liberal evidencia una incuestionable señal de la mandataria socialista sobre la hoja de ruta de su cuatrienio. Es cierto que ella prometió continuidad en las políticas y cambio en el estilo respecto al gobierno de Lagos. Al prometer caras nuevas y gobierno paritario, Bachelet subrayó su intención promover más participación y más inclusión. Pero mayor inclusión no implica un cambio de rumbo. Las ideas liberales que han inspirado a los gobiernos concertacionistas (desde el neoliberalismo con rostro humano hasta el crecimiento con igualdad) parecen ser también las que marcarán la agenda de Bachelet. Por eso la Presidenta ha escogido muchos—aunque ciertamente no todos—ministros que se identifican y promueven estos ideales. La presencia de ministros expansivos parece evidenciar la determinación de Bachelet, ocasionalmente señalada como una socialista dura y más tradicional, de mantener el rumbo y apretar el acelerador respecto a su predecesor. Aunque algunos concertacionistas nostálgicos del pasado estatista del socialismo y del PDC lo resientan la presencia de ministros liberales en el gabinete evidencia la ratificación de un modelo de economía social de mercado que ya se ha estado aplicando por 16 años. Más que poder de Expansiva, el gabinete de Bachelet refleja el poder expansivo de las ideas liberales.