Si vas segundo, el silencio no sirve

Patricio Navia

El Liberó, marzo 7, 2017

 

Ahora que ya volvió de su singular viaje a China, el senador Alejandro Guillier deberá revisar su estrategia de campaña. Si bien su decisión de guardar silencio y evitar referirse a temas controvertidos le ha servido para consolidarse como el candidato más popular al interior de la Nueva Mayoría, su incapacidad para, hasta ahora, alcanzar a Sebastián Piñera en las encuestas debilita su principal argumento de persuasión. Ya que su principal atractivo ha sido que él le puede ganar a Piñera, Guillier necesita ahora cambiar la tendencia que lo muestra estancado en segundo lugar en los sondeos.

 

Emulando la estrategia tan efectivamente utilizada por Michelle Bachelet en 2013, Guillier ha optado por el silencio. Como es inevitable que al anunciar una posición —y mostrar sus colores políticos— los candidatos decepcionen a algunos votantes, Guillier ha preferido seguir en la ambigüedad de representar cosas muy distintas para distintas personas. Como sus rivales en la NM no generan entusiasmo —ni Ricardo Lagos ni José Miguel Insulza logran reinventarse como líderes atractivos—, la estrategia del senador le ha funcionado para consolidarse como la mejor opción de su coalición.

 

El ingreso de la senadora Carolina Goic a la carrera presidencial no debiera constituir una grave amenaza para el liderazgo que ha tenido Guillier. A menos que Goic decida dinamitar las primarias de la NM y anuncie que irá como candidata a las elecciones de noviembre, su candidatura no representa una amenaza para Guillier en la coalición de centroizquierda. Si compite contra Guillier el 2 de julio, Goic tiene pocas posibilidades de ganar. Porque ella carga con todos los pasivos de ser DC en una coalición donde la DC es minoritaria, su único camino al éxito pasa por sacar a su partido de la NM. Por cierto, nada augura que esa estrategia vaya a ser exitosa. Bien pudiera ser que, en agosto, cuando toque inscribir a los candidatos, si Goic no ha logrado despegar, la DC se rebele y, emulando la traición a Soledad Alvear antes de las primarias de 2005, se vaya en masa detrás del candidato de la centroizquierda mejor posicionado en las encuestas. Con todo, y pese a los riesgos, la mejor estrategia para Goic es jugar sus cartas pensando en noviembre y no ir a perder unas primarias contra Guillier. Por eso que su ingreso a la contienda ha echado por tierra la estrategia del silencio de Guillier. Como esa estrategia solo funcionaba para ganar tiempo e imponerse en las primarias del 2 de julio, la creciente posibilidad de que no haya primarias presidenciales en la NM ha reducido la efectividad de guardar silencio.

 

Además, la estrategia del silencio le funcionó a Bachelet porque ella era la favorita tanto al interior de su coalición de cara a las primarias del 30 de junio de 2013 como para la primera vuelta presidencial de noviembre de ese año. En este momento Guillier es el gran favorito solo para ganar la nominación de la NM, porque en la elección general, el senador va por detrás de Piñera.

 

A fines de 2016, Guillier crecía con fuerza, por lo que parecía razonable que, de mantener esa tendencia, el senador pronto daría alcance a Piñera en las encuestas. Pero en los últimos dos meses Guillier se ha estancado. Pese a no estar involucrado en escándalos y no tener —al menos hasta ahora— ninguna acusación por financiamiento irregular de campañas, se ha ido frenando. Como no participa en debates ni opina sobre los temas relevantes para el país, quien se hizo conocido por leer noticias en televisión no ha sido capaz de transformar su evaluación positiva en entusiasmo popular por verlo como el próximo Presidente de Chile.

 

A diferencia de Bachelet, que generaba entusiasmo, Guillier solo convoca porque parecía ser el único que podía parar a Piñera. Pero ya que optó por presentarse como el candidato de la NM que le podía ganar al ex Presidente, el senador asoció la viabilidad de su candidatura a una creciente popularidad en las encuestas. En tanto se ha estancado, su atractivo como candidato decae, pues igual parece ir encaminado a ser derrotado por Piñera.

 

En sus memorias, Bill Clinton escribió que, para ser candidato, hay que tener o buenas posibilidades de ganar o buenas razones para perder. Porque todavía no sabemos cuáles son las razones por las que Guillier quiere ser Presidente, y porque sus posibilidades de ganar se ven hoy menos auspiciosas que hace dos meses, la candidatura del senador por Antofagasta atraviesa hoy un momento complejo. Si comienza a fijar posturas en todos los temas que les importan a los chilenos, Guillier seguramente sumará algunos votantes y alienará a otros. Pero si no corre ese riesgo, solo mantendrá esa cómoda ventaja de cara a unas primarias de la NM que tal vez ni siquiera se realicen, y no podrá acortar la distancia que lo separa de Piñera, el candidato que ahora aparece mejor encaminado a convertirse en el próximo Presidente de Chile.